consulta online

consulta en linea

consulta por internet

consulta online

consulta en linea
consulta por internet
ask online
Realice consultas y obtenga una respuesta, consulta online las 24 horas del dia
InicioQuienes SomosTemas ProfesionalesPreguntas ProfesionalesConsulta Online
®
Seleccione el  profesional que necesita
live consultation
consulta online
logo de facebook
logo de twitter
logo de linkedin
logo de blogspot
>
VIRUS DE LA INMUNODEFICIENCIA HUMANA (VIH)
EPIDEMIOLOGÍA Hay subregistro de casos de rubéola congénita. En países como Estados Unidos, y los
Escandinavos la aplicación de la vacuna logró disminuir la incidencia de Rubéola cerca del 99%. Antes de la
vacunación los picos se presentaban entre 5- 14 años; la infección primaria produce inmunidad permanente,
se da reinfección en el 3-10%. Las cardiopatías del Síndrome de Rubéola Congénita representaron el 62%
del total de las anomalías congénitas que ocurrieron entre 1992-1994 en Colombia, por la vacunación que se
incluyó en el programa ampliado de inmunizaciones en el 95, la tasa disminuyó a 0.33 por mil habitantes en
1998.
DATOS CLÍNICOS Deben separarse la infección adquirida de la infección congénita.
Adquirida: Clínicamente, produce un cuadro exantemático agudo, las manifestaciones son en general leves,
aunque suelen ser más severas en niños mayores y adultos. Se transmite por contacto con secreciones
nasofaríngeas, sobretodo en la primera semana tras la aparición del exantema. Las complicaciones de
trombocitopenia (1:3.000 casos) y encefalitis (1:6.000) ocurren entre 2 y 4 días de aparecida la erupción.
Excepcionalmente puede causar miocarditis, síndrome de Guillain-Barré, neuritis óptica y aplasia medular.
Aún en el huésped inmunocomprometido no hay mayor evidencia de riesgos de complicaciones.
Congénita: Cuando la enfermedad se adquiere en el transcurso del embarazo, principalmente en el primer
trimestre de la gestación puede producir diversas malformaciones congénitas, llegar a provocar el aborto,
parto prematuro, y mortinato. Sin embargo, de acuerdo al momento de infección en el embarazo, los defectos
pueden ser múltiples, en ocasiones, no provocar ninguna manifestación clínica aparente, dando lugar a recién
nacidos normales. La infección fetal se da en el 50% si se presenta en las 8 primeras semanas, en el 33% si
se presenta entre la 9 -12ª semana y en el 10% si se presenta entre la 13ª y 24ª semanas de la gestación.
Con manifestaciones clínicas de malformaciones en el 95% antes de 8 semanas de embarazo, 52% entre
semana 9 a 12 y 16% entre la semana 13 a 20 semanas de gestación. Indeterminado para infección fetal en
embarazos mayores de 20 semanas. Las malformaciones congénitas se encuentran entre las cinco primeras
causas de muerte en niños entre 0-4 años. Es útil clasificar las manifestaciones clínicas de la rubéola
congénita en tres categorías: a) Manifestaciones transitorias: serían el reflejo de la infección viral
persistente. Algunas de ellas incluyen la hepatoesplenomegalia, hepatitis, ictericia, púrpura trombocitopénica,
lesiones dérmicas, erupción crónica, adenomegalias, neumonía intersticial, diarrea, miocarditis y
meningoencefalitis. Son autolimitadas y pasan en días o semanas. b) Manifestaciones permanentes:
dependen de defectos en la organogénesis o destrucción de tejidos. Cardiopatía congénita en el 50% de los
casos: ductus arterioso, estenosis de la válvula pulmonar, estenosis de la arteria pulmonar, estenosis aórtica
y tetralogía de Fallot. La retinopatía en sal y pimienta es el hallazgo ocular más importante, cataratas,
microftalmía, glaucoma, coriorretinitis, iridociclitis, y afección del nervio óptico. En el sistema nervioso
central, la microcefalia, el retraso motor y la discapacidad mental están asociados a la meningoencefalitis
presente en el recién nacido. Y extremadamente raro desórdenes neurodegenerativos como panencefalitis
progresiva que pueden seguir a una infección congénita temprana o a una infección postnatal. La sordera es
la manifestación más frecuente de la rubéola en cerca del 80% de los afectados, puede llegar a ser la única
manifestación, y con frecuencia es bilateral, es la secuela más importante de la embriopatía. c)
Manifestaciones tardías en el desarrollo: incluye la sordera progresiva en el tiempo, endocrinopatías (hay
mayor incidencia de diabetes, hipertiroidismo e hipotiroidismo), daño ocular y progresión del daño en el
sistema nervioso central. En pacientes con rubéola congénita, el virus puede encontrarse desde el
nacimiento en faringe, recto, orina y suero; en 10 a 20% de los individuos puede estar hasta el año de edad.