consulta online

consulta en linea

consulta por internet

consulta online

consulta en linea
consulta por internet
ask online
Realice consultas y obtenga una respuesta, consulta online las 24 horas del dia
InicioQuienes SomosTemas ProfesionalesPreguntas ProfesionalesConsulta Online
®
Seleccione el  profesional que necesita
live consultation
consulta online
logo de facebook
logo de twitter
logo de linkedin
logo de blogspot
>
INSUFICIENCIA RENAL AGUDA
Es relativamente común, aparece en el 2-5% de los pacientes hospitalizados y en un 10-30% de los pacientes
ingresados en UCI. En estos últimos, aunque se puede presentar de forma aislada, habitualmente lo hace como
parte del síndrome de disfunción orgánica múltiple y como complicación final de una enfermedad grave. Cerca de la
mitad de todos los pacientes que lo desarrollan no sobreviven. El médico debe hallarse familiarizado con las diversas
situaciones clínicas en las que existen probabilidades de que aparezca una insuficiencia renal aguda, y utilizar esta
información para tomar las medidas preventivas de la forma más eficaz posible. Además, debe conocer el
tratamiento de las complicaciones.
DEFINICIÓN Cualquier alteración de las funciones glomerulares y tubulares puede producir, de forma secundaria, una
insuficiencia renal aguda. Por lo tanto, se denomina insuficiencia renal aguda o fracaso renal agudo al síndrome
caracterizado por una disminución brusca de la función renal que lleva consigo un acumulo de agua, la retención de
productos nitrogenados (urea y creatinina), y alteraciones en el equilibrio electrolítico y el metabolismo ácido-básico.
CLÍNICA - Edad variable. - Antecedente de: infección, deshidratación, choque, transfusión incompatible, ingestión de
tóxico o medicamentos, envenenamiento, mordedura de ofidios o picadura de arácnidos. - Ausencia de
antecedentes de enfermedad renal. - Anuria u oliguria acentuada, suele ser la primera manifestación, raras veces
poliuria o flujo urinario normal (Insuficiencia renal aguda no oligúrica), la anuria es poco común, el 70 % presentan
una fase oligúrica que dura días (media de 10 días) y se sigue de una fase diurética o poliúrica con recuperación
gradual de la función renal. Un 30 % no tienen fase oligúrica detectable. La no oligúrica es frecuente en pacientes
con nefrotoxicidad con menor morbimortalidad. - Signos de compromiso del sistema nervioso central: coma,
convulsiones. - Signos de acidosis (hiperpnea), especialmente en lactantes. - Eventualmente hematuria o
hemoglobinuria. - Eventualmente hipertensión y edema. EXÁMENES INICIALES - Ecografía renal y de las vías
urinarias. - Cuadro hemático con recuento de plaquetas. - Nitrógeno ureico (Urea) y creatinina en sangre. -
Electrolitos calcio y fósforo séricos. - Gases arteriales. - Uroanálisis. - Urea, osmolaridad, creatinina y sodio en
orina.  HALLAZGOS DE LABORATORIO
- Anemia.
- Retención azoada.
- Acidosis metabólica con hipercalemia.
- Hematuria o hemoglobinuria. - Suele observarse hiperpotasemia, hiponatremia, hipocalcemia, hiperfosfatemia,
hiperuricemia.
- Proteinuria variable.
- Cilindruria variable.
- Eosinofiluria (Nefritis intersticial alérgica).
- La ecografía puede demostrar patología obstructiva (90%).
- Índices en la orina (Tabla 1).
- Prueba con manitol: realizarla en casos seleccionados, se considera diagnóstica si la diuresis es menor de 12
ml/hora/m2 después de administrar 60 ml/m2 (2 ml/Kg.) de solución de manitol al 12.5 %.
CAUSAS La función renal puede resultar alterada por cualquiera de los siguientes mecanismos: 1) por disminución del flujo
sanguíneo renal (insuficiencia renal prerrenal); 2) por enfermedad parenquimatosa renal (insuficiencia renal intrarrenal o
parenquimatosa); 3) por obstrucción del tracto urinario (insuficiencia renal obstructiva o posrenal). La insuficiencia renal
prerrenal constituye la causa más frecuente de insuficiencia renal en pacientes hospitalizados, llegando a ser responsable
de más de la mitad de los fracasos renales agudos. La insuficiencia renal parenquimatosa puede ser debida a afectación de
los glomérulos, de los túbulos, del intersticio o de los vasos renales. La mayoría de las veces es secundaria a necrosis
tubular aguda. La insuficiencia renal posrenal puede producirse por obstrucción intraluminal o extraluminal a cualquier nivel
de las vías urinarias desde el comienzo del sistema colector hasta el final de la uretra. La obstrucción es intraluminal en el
caso de los depósitos tubulares de cristales o pigmentos, y extraluminal cuando, por ejemplo, el cuello de la vejiga resulta
comprimido por la presencia de hipertrofia prostática.