consulta online

consulta en linea

consulta por internet

consulta online

consulta en linea
consulta por internet
ask online
Realice consultas y obtenga una respuesta, consulta online las 24 horas del dia
InicioQuienes SomosTemas ProfesionalesPreguntas ProfesionalesConsulta Online
®
Seleccione el  profesional que necesita
live consultation
consulta online
logo de facebook
logo de twitter
logo de linkedin
logo de blogspot
>
EL UROANÁLISIS Y SU INTERPRETACIÓN
CARACTERES QUÍMICOS DE LA ORINA pH El pH urinario refleja la capacidad renal para mantener una
concentración normal de hidrogeniones en los espacios líquidos corporales. El metabolismo del organismo produce
ácidos no volátiles que no pueden ser depurados por los pulmones, como el sulfúrico, fosfórico y clorhídrico, y
pequeñas cantidades de ácido láctico, pirúvico, cítrico y cuerpos cetónicos. En estado de salud, el pH urinario puede
variar entre 4.5 a 8. Cuando se ingiere una dieta normal, se excreta habitualmente orina con pH entre 5 y 6. Cuando
la ingesta de proteínas es alta, se producen más fosfatos y sulfatos, que se traducen en una orina más ácida. En
cambio, con una dieta predominantemente vegetal, la orina puede tener un pH superior a 6. Debe tenerse el cuidado
de realizar el examen en muestra fresca de orina, ya que la presencia de bacterias puede producir cambios en el pH
urinario, los organismos ureolíticos (Proteus, Pseudomonas) la alcalinizan y E. coli la acidifica. La interpretación del
pH de la orina deberá llevarse a cabo en relación con el estado ácidobase sanguíneo del paciente. Así, en presencia
de acidosis metabólica de origen extrarrenal, debe esperarse la emisión de orina ácida (pH 4.6 a 5.0); en cambio, el
hallazgo de orina con pH superior a 6.0, debe conducir a descartar acidosis de origen tubular renal. En este último
caso ocurre incapacidad para disminuir el pH urinario a cifras inferiores 6.0 en presencia de acidosis sistémica, por
alteración de los mecanismos de acidificación de la orina. El fenómeno inverso (emisión de orina ácida en presencia
de alcalosis sérica), puede observarse en lactantes con estenosis hipertrófica del píloro y desequilibrio ácido-base
severo. PROTEÍNAS La detección de proteinuria por tiras reactivas en orinas con pH alcalino pueden dar
reacciones positivas falsas y no reaccionan con proteínas diferentes a la albúmina. Su determinación se informa
como negativa si hay menos de 10 mg/dl, trazas de 15 a 25 mg/dl y luego valores aproximados de 30-99, 100-299,
300-999 y más de 1.000 mg/dl. La excreción de proteínas en la orina colectada durante la noche es normalmente
menor de 20 mg/dl (0.2 g/L). Habitualmente, la presencia de proteinuria positiva (superior a 30 mg/dl), es índice de
probable lesión renal y debe conducir a la investigación exhaustiva de la causa subyacente 
GLUCOSA Las tiras reactivas reaccionan con un mínimo de 100 mg/dl de glucosa. Las concentraciones elevadas de
ácido ascórbico en la orina pueden retardar la aparición de color con resultados negativos falsos. Se observan
resultados positivos falsos en presencia de peróxido de hidrógeno o hipoclorito.
En condiciones normales pueden observarse huellas de glucosa en la orina. Se detecta cuando sobrepasa el umbral de
reabsorción (glicemia mayor de 180 mg/dl), o cuando la capacidad de reabsorción tubular renal está disminuida. La diabetes
mellitus es la principal causa de glucosuria acompañada de hiperglucemia. Otras causas menos frecuentes incluyen:
administración de soluciones parenterales con glucosa, hipertiroidismo, síndrome de Cushing, pancreatitis aguda,
acromegalia y hemorragia subaracnoidea. Causas renales de glucosuria: las tubulopatías simples (glucosuria renal) o
complejas (síndrome de Fanconi o cistinosis). CUERPOS CETÓNICOS Los cuerpos cetónicos constituyen los productos del
metabolismo incompleto de las grasas e incluyen tres compuestos: ácido beta-hidroxibutírico (78%), ácido acetoacético
(20%) y acetona (2%). Con la cinta reactiva se detecta la acetona y el ácido acetoacético y con menor intensidad el ácido
beta-hidróxidobutírico. Los pacientes con diabetes mellitus no controlada presentan habitualmente cetonuria y glucosuria de
intensidad variable. Otras causas: enfermedades febriles agudas, estados tóxicos acompañados de vómitos y diarrea,
enfermedad por depósito de glucógeno (enfermedad de Von Gierke), después de anestesia, en individuos sanos en
condiciones de ayuno previo al examen, en el embarazo acompañado de vómitos incoercibles y después de exposición al
frío o ejercicio intenso.