neurologia-pediatrica-neurologo-pediatra


¿Qué hacen los doctores?
Los médicos especializados en el cerebro y otras partes del sistema nervioso se llaman neurólogos. Si cree que puede haber tenido un ataque, es importante que se lo informe a su médico. Lo más probable es que lo remitan a un neurólogo, que evaluará si tiene epilepsia u otro tipo de afección.

Además de hacer un examen físico, el neurólogo le pedirá información sobre cualquier síntoma que tenga y cualquier cosa que le preocupe, su estado de salud actual y las enfermedades o condiciones que ha sufrido en el pasado, la salud de su familia, la medicamentos que inyecciones, alergias que usted padece y otros problemas. Con esta información, elaborará su historial médico. Es importante que proporcione una descripción lo más precisa posible del ataque que ha sufrido. Dado que las personas que tienen convulsiones pueden no recordar nada sobre ellas, es una buena idea obtener una descripción detallada de un testigo presencial, cuya historia puede escribir para que no la olvide.

Lo más probable es que el neurólogo solicite un examen médico llamado electroencefalograma (o EEG), que le permite evaluar la actividad eléctrica del cerebro. También se le pueden solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes, como una tomografía computarizada (TC) cerebral o una resonancia magnética cerebral (IRM). Todas estas técnicas son completamente indoloras.

Si el neurólogo concluye que una persona tiene epilepsia, recomendará el tratamiento adecuado. El tratamiento de la epilepsia generalmente implica medicamentos, aunque hay ocasiones en que se recomiendan otros tipos de tratamiento. El objetivo del tratamiento es controlar las convulsiones para que el afectado pueda llevar una vida normal como sea posible. En algunos casos, los médicos pueden implantar un dispositivo llamado estimulador del nervio vago. Este dispositivo envía señales a través del nervio vago del cuello para controlar las convulsiones.

El médico también puede recomendarle una dieta cetogénica, una dieta especial que puede ayudar a las personas afectadas por la epilepsia que no responden bien solo a la medicación. A veces, los médicos tienen que realizar una intervención quirúrgica directamente en el tejido cerebral a aquellos pacientes que sufren de epilepsia que no se puede controlar con otros tratamientos.